miércoles, 24 de febrero de 2016

Una EXPERIENCIA para Repetirse



Una EXPERIENCIA para Repetirse

Hace muchos años atrás, tal vez sería el año 1978, cuando realizábamos con un equipo de abanderados la misma propuesta de ahora INTEGRACION DE LA COLONIA NARIÑENSE RESIDENTE EN BOGOTÁ. Y lo logramos como nuevamente lo pretendemos mediante la realización del programa radial en la capital de la república denominado EL CLUB DE LOS NARIÑENSES, ahora nos llamamos TARDES DEL SUR.
Decidimos volver a revivir nuestra cultura y tradiciones, era la época dorada de Nariño, época de fiesta y carnavales, le pusimos con ARTURO DE LA ROSA, mucha emoción y decisión a ese viaje donde realizaríamos algunas actividades de radio y TV.
Fue entonces cuando una tarde de cinco de enero evitando entrar en el juego del cosmético que me fui por el barrio Chile, por el rumor de que se estaba elaborando una carroza que sería como la sorpresa en la ciudad sorpresa, y llegué a una bodega donde entre martilleos y serruchadas cortaban y clavaban muchos listones de acuerdo con una maqueta bien diseñada que daba forma a una estructura artesanal de la esperada carroza que para el otro día en la mañana no necesitaría sino de pequeños retoques en su funcionamiento, pues la competencia obligaba a que además de arte tuviesen movimiento.
Ahí estaban personajes vivos, hoy ya marchados al eterno, y que como hormigas trabajaban con ahínco; recuerdo entre otros a JOSE “CHEPE” CAMACHO, el ideador y maestro, JOSE HERNAN SOLARTE “EL CHEPE AMARGO”, EUSEBIO CERON, y toda una “patota de amigos” entre ellos conocidos pero que yo poco distinguía; guaitarillenses del barrio Fátima, de Bavaria, La Esmeralda etc. Que se distinguían por trabajar en carpintería, sastrería como JUANITO MAYA,   y muchos más.
Me uní a su grupo llevando unos chorritos de tapetusa y realizando una campaña en medios para que se diera la oportunidad de abrir campo a los artesanos de las colonias municipales residentes en pasto para que compitieran en franca lid con los consagrados artesanos pastusos.
Salimos al desfile con una carga inusitada de emoción y presentamos en la carroza de CHEPE CAMCHO al milagro de dios en el abismo, la aparición de la virgen de las lajas, que se denominara LA MESTIZA ME LLAMA.
fue tal el golpe de opinión de los espectadores que nos daban por ganadores en dicho certamen, pero no fue así, el jurado, respetable por cierto, nos ubicó en un quinto lugar. Muchos afirmaban que “era bronca” porque no les cabía en la cabeza la idea de derrotar a viejos concursantes pastusos por un aparecido y que denotaban animadversión a la carroza presentada por los GUAITARILLAS.
Hoy muchos de los artesanos o son de fuera de Pasto o ya son de asentamientos de algún barrio entre los cuales GUAITARILLA, tiene una de las más grandes colonias.
Este recordatorio para incitar al pueblo de GUAITARILLA, en su localidad como en su colonia de Pasto, para integrarse y liderar acciones que los ubiquen en el sitial de honor que como ciudad precursora se merecen.
Les presento la evidencia de aquel momento de nuestra historia de patria chica.
ADELANTE PUEBLO DE GUERREROS.

1 comentario:

helmer camacho dijo...

Gracias paísano y amigo Braulio por rescatar esa joya artística de la participacion de mi familia en los carnavales de negros y blancos de pasto,esto hace parte
de la historia oculta de mi pueblo, bien que haya personas como usted que den a conocer a las nuevas generaciones la grandeza de su gente y el potencial en las expresiones artisticas que ha dado Guaitarilla. Saludos Helmer Camacho.