lunes, 13 de diciembre de 2010

RECORDANO A DOS GRANDES DE GUAITARILLA


JUAN CLIMACO ORTIZ
BERNARDO AREVALO BOLAÑOS

Nuestra municipalidad se ha preocupado siempre por el factor educacional de sus habitantes, emprendiendo campañas oficiales para la consecución de auxilios para la construcción, mantenimiento y dotación de escuelas urbanas y rurales.

Por ello encontramos en el sector urbano, localizada en el barrio San Francisco a la institución de básica primaria "Escuela urbana de varones", en el centro sobre la calle León, la escuela de básica primaria para niñas "María Auxiliadora" como las de mayor antigüedad, renombre y tradición; luego se ha construido la edificación para "la escuela número 2"en el sector de la Tejería con la perspectiva de ampliación de cobertura urbana, edificio de una planta construido por el plan OAPEC, y el cual en la actualidad se aprovecha después de varios años de abandono en el que se creía se implementaría el andamiaje de un colegio que nunca fue posible.

No de muchos años atrás y como una necesidad de la población distante del centro y de los barrios de Santa Bárbara, pueblo Nuevo etc. Se han construido y dotado otras instituciones que favorecen en lo urbano y rural la formación de niños y jóvenes.

Viene a la memoria la reseña de los año 1940 época en la cual se fundó el primer colegio en Guaitarilla, que impartía formación académica hasta el cuarto de bachillerato, colegio que fuera regentado por una comunidad religiosa de Las Hermanas Vicentinas, con carácter exclusivamente femenino. Por sus aulas pasaron señoritas que luego ejercieron la docencia en el pueblo o en las veredas, la fuente relatora, nos cuenta que recuerda a alumnas como JAHEL PORTILLA, ESTHER AGUIRRE. Este colegio se extingue en pocos años por la falta de interés de las familias en matricular a sus hijas.

Los padres más audaces recurren entonces, a enviar a sus hijos a los colegios de la capital Pasto o a Túquerres, Ipiales, conocidos entre otros La Gran Normal de Occidente, El Instituto Normal Teresiano, El ciudad de Pasto, El San Luis Gonzaga, el Champagnath, Betlemitas, Nacional Sucre y San Francisco.

Para el año 1968, surge una nueva esperanza de colegio en el municipio, con el arribo de BERNARDO ARÉVALO BOLAÑOS, hijo del pueblo nombrado párroco, hombre de gran talento, excelentes relaciones humanas y públicas, con una capacidad de oratoria y elocuencia envidiables, intrépido y de espíritu emprendedor de recia personalidad, “este buen cristiano samaritano” con apoyo de algunos líderes como LUIS IGNACIO CAICEDO, JEREMIAS CAICEDO, ROSA AURINA SOLARTE, MARGARITA CERON, TULIA M. ALVAREZ el diputado HUMBERTO MARTINEZ B, señores con ilusiones así como madres de familia que creyeron en "el cura AREVALO" y se empeñaron en la osadía de crear el nuevo colegio al que dieron por nombre "NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES"

El colegio creció a pesar de los incrédulos con pasos agigantados, fueron entusiastas y emprendedoras madres y padres de familia que sacrificaron la oportunidad de que sus hijas e hijos estudiasen en otras municipalidades y los trajeron para fortalecer la población escolar del colegio de sus sueños, el que iniciara labores con dos cursos de 1º y uno de 2º de bachillerato fue su primer rector el fundador Padre Bernardo Arévalo Bolaños, Secretaria “Polita” Bastidas.

El éxito administrativo, crecimiento de la población matriculada, mayor demanda de cupos, organización de padres de familia y los avances académicos pronto llevaron al la floreciente institución a alcanzar el grado 4º de básica secundaria y para finales de 1973 se realiza el acto histórico de proclamación de LA PRIMERA PROMOCION DE BACHILLERES.

Los docentes vinculados algunos eran oriundos del municipio como ALFONSO CAMACHO Y ANTONIO NARVÁEZ, otros enviados por la Secretaría de Educación Departamental de Nariño, en principio civiles, luego se contó con apoyo de personal religioso que se radicaron por muchos años como fueron las HERMANAS DE LOS SAGRADOS CORAZONES. Justamente una de ellas, Hna. MARIA DELIA RODRÍGUEZ, asumió la función rectoral, en reemplazo del padre fundador.

No han pasado muchos años cuando se empieza la vinculación de alumnos de otros municipios cercanos como Ancuya y Consacá, lo cual le dio más atractivo al colegio generando una imagen positiva.

Las instalaciones fueron en el antiguo convento de monjas, al lado de la llamada “casa cural” o convento pues residían los sacerdotes y religiosas. Casona de corte colonial de aulas y corredores amplios, patio que funcionaba como cancha de baloncesto. Se organizaron las oficinas de rectoría, secretaría, biblioteca y una buena dotación de baños para los dos sexos, pues es una institución mixta; se le anexó el predio parroquial colateral al colegio como campo deportivo donde como sus alumnos compartimos muchos momentos felices además de la formación académica y de educación física.

El horizonte avizoraba, por situaciones eclesiásticas la salida del padre fundador y de la comunidad religiosa siendo asumida la gestión por personal docente oficial del departamento y la nación, pues el presupuesto para su crecimiento provenía de estas instancias como aportes logrados en la asamblea departamental y gestiones ante el MEN y PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA

Hoy se ha construido una nueva planta física en el sector de "La Lomita" por gestión municipal, que ya empieza a funcionar con relativo éxito.

La Vicaria Foránea, como organización territorial de la Diócesis de Ipiales. La parroquia de San Nicolás de Tolentino de Guaitarilla, por decisión del señor obispo ALONSO ARTEAGA YEPES, es elevada a esa categoría VICARIA, en reconocimiento a la multitud de feligreses que profesan la fe cristiana a la gestión invaluable del sacerdote JUAN CLÍMACO ORTIZ, Ingeniero sin serlo, arquitecto sin serlo, paisajista sin serlo, constructor sin serlo elevó templos y altares como el de Ancuya, catambuco, entre otras y la majestuoso templo de Guaitarilla) en quien recae el honor de ser el primer vicario y a la permanente solidaridad, cooperación y aportes económicos que la población diera en la década de los 60 a la diócesis de Ipiales para la construcción del Colegio Seminario Diocesano. ante este acontecimiento el ingenioso sacerdote diseña con amigos suyos el ESCUDO VICARIAL, el cual se encuentra ubicado en la parte superior de la entrada al templo, con fondo plateado escudo consistente en el pétalo superior de una flor de liz, sobre la cual se ven tres palomas blancas dispuestas en los tres cuadrantes de una cruz en la cual están escritos los nombres de las parroquias vinculadas, un cáliz y la hostia con el texto que identifica la vicaría al entorno.



La vicaría fue inaugurada por monseñor ALONSO ARTEAGA YÉPEZ, un 10 de septiembre de 1965, a cuyo acto asistieron muchos sacerdotes oriundos del pueblo, de parroquias aledañas y de la colonia residente en Pasto, quienes arribaron en caravana. A esta vicaría quedaron circunscritas las parroquias de IMUES, SANTANA Y ANCUYA. Como tal tiene su propio escudo como lo veremos más adelante.

El padre BERNARDO AREVALO BOLAÑOS, sacerdote al que llamamos GRANDE, heredó de otro titán, JUAN CLIMACO ORTIZ, asumiendo en Noviembre de 1967, hombre de envidiable talento y recia personalidad, distinguido en Nariño por su gran capacidad de oratoria y por su capacidad de gestión, ya próximo a su retiro y después de pasar por grandes dificultades de salud fue designado como monseñor en una de las parroquias de PASTO donde finalmente fallece para gloria de Dios y de su pueblo..