viernes, 24 de diciembre de 2010

GRATO ENCUENTRO




GRATO ENCUENTRO
Fue para dos familias un momento sorprendente el encontrarse de manera repentina en la ciudad capital de Colombia, Bogotá.
Da la casualidad que el día domingo 5 de diciembre (2010) después de asistir a la eucaristía en la parroquia SAN GERONIMO de Normandía, a la salida en medio de tanta gente nos asomamos mutuamente como si el tiempo y la ocasión nos pusieran en el mismo camino al Sargento Retirado JAIME EDUARDO MELO CERON Y a este servidor y tras el emocionado saludo me dice: “le presento a un gran conocido”, a primera vista y dado el paso de los años de mi venida a BOGOTA, no fue posible reconocerlo; el sargento replica:” es de GUAITARILLA, no lo reconoce? ” le expresé… la verdad no, el sargento con gracia me dice: “ es RAMIRO TOVAR, no se preocupe, eso nos pasa a todos” naturalmente nos miramos las palabras no salieron y nos encontramos en profuso y afectuoso abrazo pero más emocionante y estremecedor para mí fue el abrazo con “Magolita” cariñosamente le llamamos así todos en el pueblo, era mi gran paisana, compañera de estudios en el colegio N. de las Nieves, con quien compartimos las novedades musicales de ese entonces años 1970 pues teníamos el gusto por la farándula. Caminamos abrazados algo así como dos cuadras, de paso quedamos en actualizar la agenda, en especial recibir la información más reciente del pueblo y nuestras gentes; antes de seguir cada uno a sus casas nos contaron MAGOLITA Y RAMIRO, que se iban de viaje turístico a la costa ante lo cual nos alegramos mucho y pactamos que posterior a su paseo nos daríamos la oportunidad de reencontranos y esto momento se dio en la tarde de ayer 23 de diciembre, para lo cual nos aceptaron a mi señora y mis hijos la invitación de compartir una cena momento feliz pues conocieron mis pareja de hijos LAURA ANGELICA Y CHRISTIAN BERNARDO, aún adolescentes pero quienes ya sabían de la existencia de caros amigos como JAIME EDUARDO MELO y su distinguida esposa ROSA AURINA PORTILLA y ahora su hermana MARGOTH y al esposo RAMIRO TOVAR.
El momento fue agradable y se contaron muchas historias de las cuales algunas han salido comentadas en el BLOG como la de los padres JUAN Y BERNARDO, LA DEL BOLIVAR de madera y los guaqueros del pueblo y otras mas de las cuales daremos cuenta oportunamente; finalizando compartimos una cena muy familiar donde percivimos el calor de un amor muy fraternal.
En todo caso para ellos este es un testimonio de nuestro más caro afecto.

EL AUTOR DEL BLOG.