lunes, 30 de julio de 2012

NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES


Al menos dos acontecimientos que podrán catalogarse como milagrosos, dan esta advocación una fe inusitada que ha venido creciendo a lo largo de muchos países de tradición cristiano católica; es una antigua advocación mariana que se remonta al siglo IV y que está muy extendida en Italia, España, Latinoamérica y Portugal.
El origen se atribuye a la época del papado de Liberio (352 - 366) en el que se relata que un anciano y acaudalado matrimonio de la nobleza patricia de Roma que no había tenido hijos y a los que se atribuía gran caridad hacia los demás, solicitaron de la Virgen María que les señalase qué debían hacer con sus bienes para garantizar el mejor uso cristiano de la herencia. La tradición católica cuenta que la Virgen se manifestó ante ellos y les indicó que, allá donde señalara, se le construyese un templo. Así, en la mañana de un 5 de agosto, amaneció nevado el monte Esquilino de Roma, lo que, como hecho extraordinario, el matrimonio interpretó voluntad de la Virgen y así lo hizo saber al Papa. Otras versiones afirman que la Virgen se apareció en sueños a los esposos y al Papa y les anunció la nieve de agosto.
Otra versión de este acontecimiento indica que en sueños a los esposos y al Papa y les anunció la nieve de agosto.
La obra se concluyo un año después, con la financiación de la familia patricia y el apoyo eclesiástico. La iglesia desapareció no mucho tiempo después, y se reconstruyó por el Papa Sixto III alrededor del año 434, siendo en la actualidad la Basílica de Santa María la Mayor.
En Sierra Nevada, diversos textos  relatan la historia del sacerdote Martín de Mérida, beneficiado del alpujarreño pueblo de Válor, que junto a su asistente Martín Soto, estando precisamente el día 5 de agosto de 1717 de travesía por Sierra Nevada camino hacia Granada y cuando coronaban el puerto de la Carihuela, también conocido como Collado del Veleta por su próximidad al Pico de este nombre (el segundo más alto de este macizo y tercero de la península Ibérica), estando a unos 3.200 metros de altitud se encontraron perdidos en medio de una tormenta de nieve que súbitamente les sorprendió. Tras ponerse los dos a rezar fervorosamente como último remedio para el peligro que corrían, a ambos se les apareció la Virgen María con su Hijo en brazos, calmando los elementos e indicándoles el camino a seguir y salvándolos así de una muerte segura. A partir de entonces, a los tajos próximos a ese lugar se les conoce como Tajos de la Virgen. Al pie de éstos, cerca de los Lagunillos de la Virgen, el clérigo alzó al año siguiente, agradecido, una ermita, que pronto acabó destruida por la climatología adversa. Luego se hicieron tres monumentos mas que por la intemperie han desaparecido.
En otros lugares también es venerada
Arcos de la Frontera
Se celebra en este rincón de Cádiz, la Fiesta a la Santísima Virgen, en su advocación de las Nieves, el día 5 de agosto. Desde 1737 es nombrada Patrona, compartiendo dicho patronazgo con la del Rosario. Dicha fiesta, es nombrada día de precepto desde el 20 de junio de 1640 por Bula Papal.

Sallent de Gállego
Esta advocación mariana también es muy celebrada en la villa pirenaica de Sallent de Gállego (Huesca), donde tienen lugar sus fiestas patronales en torno al 5 de agosto. La imagen de la Virgen se venera en la iglesia parroquial de la localidad, de donde parte en romería el día de su onomástica hasta el Llano de Tornadizas. En su honor también se canta la ancestral Misa Solemne de Sallent.
Canarias
En La Palma (Canarias) se tiene a Nuestra Señora de las Nieves como patrona de la toda la isla y también de su capital, Santa Cruz de La Palma, fervor alimentado por la creencia de que defiende a estas tierras de la sequía. El acto más representativo de sus fiestas es la Bajada de la Virgen, que se celebra periódicamente cada cinco años desde 1680. Los romeros, ataviados con vistosos trajes regionales, parten del Santuario del Monte camino de la capital cargados con las 42 piezas de plata que componen el trono de la Virgen. También en Canarias la Virgen de las Nieves es venerada en el pueblo de Taganana (Tenerife), en Agaete (Gran Canaria) y en Telde (Gran Canaria)) donde es Alcaldesa Celestial Mayor y Perpetua.. En Tenerife, junto al Parador de Turismo de Las Cañadas del Teide se encuentra una pequeña ermita dedicada a la Virgen de las Nieves la cual es el templo cristiano a más altitud de España.Era la antigua virgen de Lanzarote. As Neves,En Galicia en el Noroeste de España hay un municipio justo en la frontera con Portugal llamado As Neves el cual toma su nombre por la aparición de abundante nieve un 5 de agosto. Se venera la Virgen de las Nieves y todos los 5 de Agosto hay una romería y fiestas. Es una Virgen muy venerada.
Chinchilla de Montearagón
Nuestra Señora de las Nieves es patrona de la ciudad de Chinchilla de Montearagón (Albacete). La imagen de la Virgen de las Nieves de Chinchilla es una pequeña talla de alabastro del siglo XIV de 25 centímetros de altura, en honor a la cual se celebran dos festividades anuales: su onomástica el 5 de agosto, que coincide con las fiestas de la población, y la Soldadesca el tercer domingo de mayo, instaurada por el rey Felipe V en el año 1739.
Benacazón
En Benacazón, Sevilla, la Virgen de las Nieves ostenta el título de Patrona y Alcaldesa Perpetua de la Villa. La imagen es anónima y bastante antigua, contando en el pueblo con muchísima devoción. Se dice que en el siglo XIX libró a los benacazoneros de una epidemia de peste que asolaba la provincia sevillana, viniendo personas de todos los lugares, incluso de la capital hispalense, para hacerle llegar sus plegarias. El 5 de agosto la Virgen de las Nieves sale en procesión en su paso, al estilo sevillano, y el día 6 del mismo mes es trasladada a una barriada del pueblo para el rezo de la salve.
Rubí de Bracamonte
En Rubí de Bracamonte, Valladolid, la Virgen de las Nieves es patrona, y en su honor se celebran las fiestas el 5 de agosto.
Olmeda del Rey
En el pueblo conquense de Olmeda del Rey se celebran las fiestas en honor a esta Virgen en agosto, patrona del mismo. Existe una imagen de madera en la iglesia que se saca en procesión.
Blimea (Asturias)
Blimea celebra las fiestas en honor a esta virgen el primer fin de semana de agosto culminando con una tradicional "jira" campestre.
Aspe (Alicante)
En Aspe las fiestas se celebran las fiestas en honor a la Virgen de las Nieves del 3 al 21 de agosto los años pares, coincidiendo con las fiestas de Moros y Cristianos del 7 al 10 de agosto.
Cfr. Fidel Fernández Martínez, 'Sierra Nevada', Editorial Urania, 1931, pág. 62; y también Pablo Bueno Porcel, 'Sierra Nevada, Guía Montañera', Universidad de Granada, 1987, pág. 341 y ss.
1.    Letra: Ramón Torres / Música: Juan González Díaz

Excelsa Patrona del pueblo querido
donde hemos nacido queremos morir.
Chinchilla a tus plantas
se extiende tranquilo
su pecho encendido te canta hoy así.

Virgencita de las Nieves
desde el cielo donde moras
a este pueblo que te adora
con tu manto has de guardar.
Madre, Madre de mi alma,
que la torre, tu vigía,
sea faro, estrella y guía
que nos lleve hasta tu altar.


Virgen de las Nieves
mi Madre querida,
benigna y afable
oye mi canción.
La nieve es blancura
de tu sin par pureza
y retrata la belleza
de tu puro corazón.

Nota: esta última estrofa, actualmente no se canta
¿Qué valor tiene esta leyenda?
Parece que no tiene ninguna garantía de veracidad. El cardenal Capalti aseguraba a De Rossi que, cuando los canónigos de esta basílica terminaban en coro las lecciones de la fiesta de Nuestra Señora de las Nieves y se disponían a entrar en la sacristía para dejar sus trajes corales, había uno bastante gracioso que solía decir que en toda la leyenda únicamente encontraba verdaderas estas palabras. "en Roma, a 5 de agosto, cuando los calores son más intensos".
La leyenda no aparece hasta muy tarde. Seguramente en el siglo XI. El caso es que cuajó fácilmente en la devoción popular y un discípulo del Giotto la inmortalizó en unos lienzos que pintó para la misma basílica. En un cuadro aparece el papa Liberio dormido, con la mitra al lado; encima, ángeles y llamas, y, delante, la Virgen que le dirige la palabra. En otro cuadro aparece Juan Patricio, a quien se le aparece también la Virgen. Otra pintura nos presenta a María haciendo descender la nieve sobre el monte Esquilino.
La devoción a la Virgen de las Nieves arraigó fuertemente en el pueblo romano y llegó a extenderse por toda la cristiandad. En su honor se levantan hoy templos por todo el mundo, y son muchas las mujeres cristianas que llevan este bendito nombre de la Santísima Virgen.
Nuestra Señora de las Nieves es lo mismo que Santa María la Mayor, título que lleva una de las cuatro basílicas mayores de Roma. Las otras tres son: San Pedro del Vaticano, San Pablo Extramuros y San Juan de Letrán. La basílica de Santa María la Mayor parece ser que fue la primera iglesia que se levantó en Roma en honor de María y podemos decir, lo mismo que se afirma de San Juan de Letrán en un sentido más general, que es la iglesia madre de todas cuantas en el mundo están dedicadas a la excelsa Madre de Dios. Por esto, y por ser una de las iglesias más suntuosas de Roma, mereció el título de la Mayor. Así se la distinguía de las otras sesenta iglesias que tenía la Ciudad Eterna dedicadas a Nuestra Señora.
Esta basílica ha pasado por bastantes vicisitudes a través de los tiempos. Ocupa el Esquilino, una de las siete colinas de Roma. En tiempo de la República era necrópolis y bajo el Imperio de Augusto, paseo público. Allí tenía el opulento Mecenas unos jardines. Allí estaba la torre desde la cual contempló Nerón el incendio de Roma y allí había un templo dedicado a la diosa Juno, al cual acudían las parejas de novios para implorar sus auspicios.
El concilio de Efeso había tenido lugar el año 431. Los padres del tercer concilio ecuménico acababan de proclamar la maternidad divina de María contra el hereje Nestorio. Era el primer gran triunfo de María en la Iglesia y una crecida ola de amor Mariano recorre toda la cristiandad de oriente a occidente. La maternidad divina de María es el más grande de los privilegios de María y la raíz de todas sus grandezas.
Roma no podía faltar en esta hora de gloria Mariana. Este templo que renueva Sixto III en honor de la Theotocos es el eco romano de la definición de los padres de Efeso. La ciudad entera se apresta a levantar y hermosear esta basílica. Los pintores ponen sus pinceles bajo la dirección del Sumo Pontífice y las damas se desprenden de sus más vistosas joyas. Ahora es cuando la antigua basílica Sociniana se adorna con pinturas y mosaicos que celebran el misterio de la maternidad divina de María. Se levanta un arco de triunfo y sobre la puerta de entrada se lee una inscripción que empieza con estas palabras:
"A ti, oh Virgen María, Sixto te dedicó este nuevo templo... "
Las pinturas son de tema Mariano y generalmente relacionado con la maternidad divina de María. Representan a la Anunciación, la Visitación, María con el Niño, la adoración de los Magos, la huida a Egipto y otras escenas de la vida de la Virgen.
En el siglo VII una nueva advocación le nace a esta iglesia: Santa María ad praesepe, Santa María del Pesebre. La maternidad de María acaba por llevar la devoción de los fieles al portal de Belén, a Jesús. Como siempre, por María a Jesús.
Esta gruta llega a ser uno de los lugares más venerandos de la Ciudad Eterna. Los Romanos Pontífices la distinguen con sus privilegios. Gregorio III (731-741) puso allí una imagen, de oro y gemas que representaba a la Madre de Dios abrazando a su Hijo. Adriano I (762-795) cubrió el altar con láminas de oro, y León III (795-816) adornó las paredes con velos blancos y tablas de plata acendrada que pesaban ciento veintiocho libras.
Son muchas las gracias que la Santísima Virgen ha concedido a sus devotos en este santo templo. Aquí organizó San Gregorio Magno unas solemnes rogativas con motivo de una terrible peste que asolaba la ciudad.
El año 653 ocurrió en esta iglesia un hecho milagroso. Celebraba misa el papa San Martín cuando, al querer matarle o prenderle por orden del emperador Constante, el enarca de Ravena, Olimpo, quedó repentinamente ciego e imposibilitado.
 Actualmente es una de las iglesias más ricas y bellas de la ciudad de Roma. Conserva muy bien su carácter de basílica antigua. Tiene por base la forma rectangular, dividida por columnas que forman tres naves, techo artesonado, atrio y ábside.
Santa María de las Nieves. He aquí una de las advocaciones más bellas de la Santísima Virgen. Ella, que es la Madre de Dios, Inmaculada, Asunta al cielo, Virgen de la Salud y del Rocío, es también Nuestra Señora de las Nieves.
La nieve es blancura y frescor. Pureza y alma recién estrenada, intacta. Espíritu sin gravedad. ¡Cuán hermosamente tenemos representada aquí la pureza sin mancha de María!
Nieve recién caída en el estío romano. La pureza al lado del calor sofocante de la pasión. Sólo Ella, como aquel trozo milagrosamente marcado por la nieve en la leyenda de Juan Patricio, es preservada del calor fuerte del agosto que es el pecado. Sólo Ella es sin pecado entre todos los hombres. Ella es blancura y candor. Ella refresca nuestros agostos llenos del fuego del pecado y la concupiscencia.
Ni el copo de nieve, ni el ala de cisne, ni la sonrisa de la inocencia, ni la espuma de la ola es más limpia y hermosa que María.
Verdaderamente es ésta una fiesta de leyenda y poesía, María es algo de leyenda y poesía. Es la obra de Dios.

MARCOS MARTÍNEZ DE VADILLO
GUAITARILLA, en el departamento de Nariño, celebra igualmente en esta fecha el tributo a la madre de DIOS, son festejos muy cristianos que se funden con la creatividad de su pueblo y algo de paganismo especialmente en eventos deportivos que generan la tomata de licor. Costumbre que ha perdido entusiasmo para hacerlo de una manera mas  piadosa. Los párrocos nombraban sus fiesteros quienes organizaban toda la logística para hacer de este un evento de reconocimiento regional.
Se atribuye a los fundadores de la parroquia padres mercedarios, cuando se dependía de Túquerres quienes inculcaron esta devoción, dado que en lo alto de los montes que circundan el poblado en los temporales de invierno, las nubes bajas producen al fundirse con el sol un resplandor especial, lo que les hacía entrever que eran momentos en que se formaba nieve en sus cimas y por ello la designaron como matrona de  la población.

El padre BERNARDO AREVLO BOLAÑOS, designó al colegio de enseñanza básica y media en su honor, institución educativa que viene creciendo a lo largo de cuarenta años y llevando con hidalguía y fe orgullosamente su nombre y sentido de identidad y pertenencia por doquier.